LA CANELA- PROPIEDADES en MEDICINA NATURAL

Enviado por el Abr 28, 2015 en cocina, General, Nutrición

La canela es por todos conocida en la cocina, pero ahora sabemos de manera científica sus propiedades medicinales, es una de las más ricas en antioxidantes del mundo, con un valor ORAC (del inglés Oxygen Radical Absorbency Capacity) -unidad con la que se mide el poder antioxidante in vitro- de 267.536, es decir, altísimo (cien veces mayor que el de la granada, una de las más altas en absorber radicales libres y residuos de nuestro organismo).

En tantas civilizaciones de nuestro mundo ha sido venerada y hoy en dia es imprescindible en muchos preparados, gracias a su gusto templado y dulce, y a su especial aroma.

La canela ayuda a estabilizar el nivel de azúcar en la sangre estimulando los receptores de la insulina y aumentando su sensibilidad hacia esta hormona que hace disminuir la glucemia (nivel de azúcar en la sangre). Como respuesta, el cuerpo necesita producir menos insulina para provocar el mismo efecto. Esto aligera al páncreas, estimula el metabolismo y reduce la inflamación, por lo que puede estabilizar el metabolismo y ayudar a subirlo suavemente. Toma la canela siempre por la mañana es el mejor momento del dia, puedes poner una cucharita de café rasa en un yogur, o mezclada con leche desnatada y con cacao, el sabor es delicioso, o sobre un plátano maduro, un buen desayuno o simplemente como sustituto del café, hirviendo un palito de canela en un cacito con agua, luego bebida  como infusión con una pizca de miel y un chorrito de leche vegetal al gusto. Elevará el tono general, estimulando por la mañana para ayudar a los esfuerzos necesarios.

La canela contiene entre un 0,5 y un 1% de poderosos aceites esenciales conocidos por sus factores antimicrobianos, que son muy eficaces para detener el crecimiento de bacterias y levaduras, como por ejemplo en el caso de padecer Cándida albicans.

La canela posee tres aceites básicos que contienen compuestos activos llamados cinamaldehído acetato, cinamilo acetato y alcohol de cinamilo. El acetato cinamaldehído ha sido estudiado por los investigadores debido a su capacidad para bloquear la emisión de agentes inflamatorios por parte de la membrana celular, por lo que es adecuada en procesos crónicos inflamatorios.

Y por si esto no fuera suficiente, el simple olor de la canela estimula en gran medida las regiones del cerebro responsables de la concentración y la memoria.

Dar una alegría a nuestros comensales

No dudes en espolvorear canela en algunos de tus platos, el sabor mejora enormemente.

Mientras que en Europa o Estados Unidos lo habitual es utilizar canela en las recetas dulces (pastas del té, galletas, tartas de manzana, compotas, helados, postres de chocolate…), en el Norte de África y en Oriente ocurre justo lo contrario. Allí donde más se utiliza es en los platos salados, en especial con todo tipo de carne, recordar las deliciosas  pastelas marroquíes. Yo suelo hacer la carne guisada de toda la vida con pimienta negra, canela en polvo, orégano y laurel, queda blanda y exquisita.

La canela molida no soporta bien las cocciones demasiado largas, así que es preferible añadirla al final de la cocción de los platos, además perdería su aroma, al contrario que la canela en rama, que resiste mejor las temperaturas altas, muy buena para hacer cremas dulces con maicena, flanes, arroz con leche etc, o para guisos.

A todo el mundo le sorprende y le agrada este sabor en la cocina, en los platos de carnes, empanadas saladas y postres, ya que es un estimulante de las glándulas salivales y de las mucosas gástricas. Tus invitados también se sentirán mejor después de comer, ya que la canela favorece la digestión, la expulsión de gases y calma los espasmos del estómago e intestinos.

La canela se conserva al fresco, alejada de la luz y cerrada herméticamente para reducir la oxidación de sus poderosos nutrientes. La canela molida se conserva seis meses y la canela en rama alrededor de un año. Si notas que ya ha perdido su olor azucarado, por desgracia tendrá que tirarla y sustituirla por una nueva.

¿Cuál canela podemos escoger?

La canela, antes de ser molida, se presenta en forma de ramitas enroscadas longitudinalmente como papel de liar. En realidad son trocitos de corteza seca del canelo o árbol de la canela, una especie que se da en las regiones tropicales de Asia.

Los árboles de la canela más apreciados son los de Sri Lanka y China, que producen calidades distintas. La canela de Sri Lanka es de color ocre y las ramitas se elaboran a partir de capas muy finas. La canela de China es de color rojizo más oscuro y las ramas son más gruesas. Además, éstas últimas tienen un gusto más amargo, menos dulce.

La principal diferencia entre ellas es el contenido en cumarina. La cumarina es un anticoagulante y el árbol de la canela de China, también llamado “casia”, tiene mucha mayor cantidad de cumarina, por lo que se debe consumir con moderación en comparación con la canela de Sri Lanka.

Media cucharita de café rasa de canela al día es más que suficiente para beneficiarse de todas sus propiedades, os recomiendo tomarla por la mañana en el desayuno, con leche vegetal, café descafeinado mejor, yogur, o sobre una tostada con aceite de oliva y miel Mm….

Un abrazo, Laura